Comentaris de text del barroc

COMENTARIS DE TEXT

 

Nom i cognoms:

Grup:

Data:

 

Primer text

 

«De cómo Sebastián [Johann Sebastian Bach], al llegar a Leipzig, pasó con su novia-esposa en brazos del umbral de la casa del cantor; de cómo llegó a ser el maestro del órgano y el célebre Bach; de cómo compuso las cantatas y los motetes; de cómo, a pesar de ser cruelmente martirizado en la escuela de canto, laboró infatigablemente en la paz de su hogar.

 

Es siempre una cosa extraña el trasladarse a otro lugar y cobijarse bajo un nuevo techo. ¡Cómo preocupa lo que deparará el destino entre las nuevas paredes! A partir de entonces, la casa del cantor de Leipzig [el cantor era el mestre de capella] guardaba para nosotros la vida y la muerte: el nacimiento de muchos hijos, la muerte de algunos y, por último, la de Sebastián, que dejó el mundo vacío y triste para nosotros.

Cuando llegamos a Leipzig en la última semana de mayo de 1723, con todos nuestros bienes y nuestra joven familia, al detenernos ante la casa del cantor, saltó Sebastián del coche y quiso pasar conmigo en brazos el umbral, siguiendo la vieja costumbre alemana. “¡Si bien se mira, no eres más que mi novia!”, me dijo dándome un beso al pasar por la puerta. Y detrás de nosotros entraba su hermosa hija Dorotea llevando en brazos a mi pequeña Cristina [la que escriu és la segona dona de J. S. Bach. Quan es van casar ell ja tenia fills del seu primer matrimoni]. Sebastián sorprendió mi mirada a la nena. “Bah – exclamó con su sonrisa bondadosa – . ¡Seguirías siendo mi novia aunque tuviese veinte hijos!”. Y doy gracias a Dios porque en los treinta años que duró nuestro matrimonio no sólo fue un buen marido, sino también un amante cariñoso. No parecía advertir que yo envejecía, que mis mejillas iban teniendo arrugas y que me salían hebras de plata en los cabellos. Únicamente una vez me dijo: “tu cabello rubio fue para mí, muchos años, un rayo de sol; ahora, con sus hebras de plata, será mi rayo de luna. Es una luz más preferible para la clase de enamorados que nosotros somos”.

(…) Esta casa formaba parte de la Escuela de Santo Tomás, construida a uno de sus lados, y tenía dos pisos. Era muy bonita y cómoda, pero, al cabo de ocho años, en los que nuestra familia había crecido de una manera considerable, se vio que era demasiado pequeña, y tuvimos que trasladarnos provisionalmente a la casa del molino, mientras a la nuestra le añadían un piso. Esta ampliación, además de unos cuantos dormitorios más, nos deparó un amplio salón de música, muy alegre, desde el que un gran pasillo conducía a la espaciosa sala de clases de la Escuela de Santo Tomás, y esta disposición era para Sebastián muy cómoda y agradable.

Antes de que Sebastián fuese investido oficialmente en su título de cantor, tuvo que presentarse al Consejo de Leipzig y jurar que cumpliría su cometido con aplicación y fidelidad. También tuvo que prometer que cumpliría las cláusulas de su largo contrato, del cual copio algunos trozos porque es uno de los documentos más importantes de la vida de Sebastián. Tuvo que prometer:

 

1º Servir de ejemplo a los alumnos, con una vida y un comportamiento honorables; acudir con puntualidad a la escuela y enseñar concienzudamente a los muchachos.

2º Tratar de mejorar la música religiosa en las dos iglesias principales de esta ciudad, poniendo para ello todos los medios a mi alcance.

5º No admitir en la escuela a muchachos que no tengan ya una base de conocimientos musicales o las aptitudes necesarias para aprovechar la instrucción musical, y tampoco aceptarlos sin el consentimiento y aprobación de los señores inspectores y directores.

6º A fin de evitar a las iglesias gastos inútiles, enseñar a los chicos no solamente música vocal, sino también instrumental.

7º Para no interrumpir el orden de la iglesia, que la parte musical no sea demasiado larga ni tenga un carácter teatral, sino hacerla propia para estimular la devoción de los fieles.

9 º Tratar a los alumnos con precaución y amabilidad y, en caso de desobediencia, castigarlos con moderación y comunicárselo a quien corresponda.

10 º Cumplir fielmente mis deberes de enseñar en la escuela, y todos los demás que me pudieran corresponder.

(…) Es fácil deducir de este documento que Sebastián tenía que hacer los sacrificios de su libertad personal y de su jerarquía al transformarse, de director de orquesta de la corte de Cöthen, en cantor de la Escuela de Santo Tomás de Leipzig. Pero había meditado bien el asunto previamente y, tomada la resolución, no tenía por qué quejarse. (…) Tenía que hacer muchas cosas que no estaban a la altura de su genio, como, por ejemplo, enseñar latín a los alumnos de la Escuela de Santo Tomás; pero todas estas contrariedades las olvidaba con la alegría de volver a tener a su disposición un órgano poderoso.»

 

Extret de La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach, obra atribuïda a Esther Meynell.

 

 

Segon text:

 

«Los niños iban con el Maestro de Capilla a vísperas y demás oficios que se celebrasen en la Capilla del Palacio Real, y respecto de su horario, es bastante explicativo de lo denso de su formación musical. Se levantaban a las seis y media y, después de una breve oración, recibían clase de latín hasta las siete y media. A esa hora desayunaban  fruta del tiempo con un poco de pan e iban a Palacio, por la calle “con sosiego, de dos en dos por su antigüedad”. A las nueve regresaban de Palacio y el teniente del colegio tenía dos horas de ejercicios con ellos, cantando algunas misas y otras obras y enseñándoles versos, antífonas, lecciones de difuntos, maitines de Navidad y Reyes, etc. A las doce comían, hasta la una, y de una a tres tenían descanso. De tres a cuatro “escribirán planas los que no sepan escribir; los otros harán ejercicio de Latín o Gramática”. De cuatro a siete recibían “lecciones de contrapunto o estudio de madrigales”, esto es, polifonía. A las siete, escuela. A las ocho, cena, hasta las nueve, hora en que rezaban el rosario y la Salve, hasta las diez, en que se iban a acostar.»

 

Descripció de Josep Subirà del règim dels nens interns a l’escola del Palau Reial de Madrid, al s. XVIII.

 

Qüestionari:

 

  1. On vivien Bach i la seva família quan era cantor de la Catedral de Leipzig?
  2. Què ensenyava Bach als seus alumnes?
  3. Per què creus que era preferible per a Johann Sebastian Bach treballar de mestre de capella a Leipzig, enlloc de ser director d’orquestra en una cort o ser músic freelance?
  4. A més de la seva feina com a professor, quines altres tasques tenia encomanades?
  5. Quines matèries aprenien els nens cantors del Palau Reial de Madrid?
  6. Busca les següents paraules al diccionari o per internet:

 

a)      Vísperas (Vespres).

b)     Antífonas (Antífones).

c)      Contrapunto (Contrapunt).

d)     Madrigales (Madrigals).

 

  1. Després de llegir i contrastar els dos textos fes un exercici d’imaginació i escriu, en no menys d’una plana de full, una redacció basada en un dels següents temes:

  Opció a) Un dia qualsevol en la vida de J. S. Bach.

  Opció b) Un dia qualsevol en la vida d’un nen cantor a l’escola del Palau Reial de Madrid, al segle XVIII.

Pots fer-ho buscant elements de contrast amb com creus que és la vida d’un músic o d’un estudiant d’avui dia.

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s